miércoles, noviembre 22, 2006

En un Mundo ¿Libre?...Microsoft amenaza!

en mi publicación anterior mencioné sobre negociaciones entre Windows y Novell, y dije "ya veremos a que llegan estas conversaciones", pues ya podemos ver a donde están llegando, Microsoft quiere demandar a distribuidores de Linux ya que argumenta que utilizan software patentado por ellos.

El acuerdo con Novell garantiza que éste no será afectado por la demanda, a todas luces es casi evidente que el ataque va dirigido a Red Hat (proveedor líder de sistemas operativos abiertos).

Aquí les dejo la noticia publicada en El País.com

"Microsoft amenaza con demandar a los distribuidores de Linux"
ELPAIS.com - Tecnología

sábado, noviembre 11, 2006

En un Mundo Libre...

esto lo leí en una revista sobre Linux, de esas usadas que se consiguen por Sabana Grande: "in a free world who needs gate and windows?" que traducido diría algo así "¿en un mundo libre quién necesita puerta y ventanas?"..por supuesto hace alución a Bill Gate y su sistema operativo Windows.

La discusión lleva años, software libre versus licenciado y especificamente para dos sistemas que evidentemente son enemigos jurados, la lucha es frontal Linux vs Windows. Pero como bién decía Sócrates, lo único que permanece constante es el cambio, no es de extrañar que en estos días se haya hablado mucho de las conversaciones entre Novell (creador de Suse, una versión OS basada en Linux) y Microsoft (la casa productora de Windows), ya veremos a que llegan estas conversaciones.

Aquí les dejo un pantallazo de mi reciente instalación, en un laptop HP zv6000, del OS Linux Fedora Core 6 para arquitectura x86_64 (procesador de 64 bits).

viernes, agosto 25, 2006

La Vida es la Esfera de Cristal de un Malabarista

Allí estaban los cirqueros, eran un Argentino (a notar por su acento), su hijita (campanita, una encantadora niña) y su mujer (muy divertida), todos ellos ataviados con extravagantes y divertidos trajes multicolores, y cada uno con su trillada y clásica naríz roja de payasito. Realizaban estos una presentación en la Plaza de los Museos, todos aplaudian, disfrutaban y participaban en cada uno de los actos, a cada gesto, brinco y comentario, las risas de la gente estallaban como ráfagas de viento, iban y venían, una que otra resagada, otra apresurada.

El día estaba agradable, eran las 5:00 pm de un día domingo, buen clima, el sol brillaba y la brisa refrescaba los cuerpos y las almas de los transeuntes, de los artesanos, de los vendedores ambulantes, de los comensales, de las parejas insinuantes, de perros mascotas y perros vagabundos.

Y allí estaba también yo, renovado, con el espíritu dominguero, tranquilo, en paz con todos y en armonía con el entorno. Lo observaba todo, era yo como una cámara, captaba cada movimiento, cada paso, cada color, fijaba en mi memoria formateada a cada persona que pasara a mi lado o que corriera a lo lejos o se detuviera a observar los estantes de libros usados o las películas "quemadas" (copiadas). Aproveché la ocasión hablé con el vendedor de discos musicales (quemados tambien, por supuesto), un buen tipo, de buena conversa, estuvo en el toque de Dio al igual que yo, hacía una semana atrás, comentamos sobre Rudy Zarzo y sobre la presentación de Gillman que estuvo de telonero en ese concierto, coincidimos en que el evento estuvo excelente, le pregunté sobre un disco de Billy Paul, el de "War of the Gods", un clásico del Soul, lo tenía y me lo llevé.

Fue luego de esto que llegué a la plaza de los museos, y me econtré con la familia de jóvenes cirqueros que menciono en el primer párrafo. Disfruté mucho el espectáculo de calle, la pareja de payasos recogió una buena cantidad de propina, como pude notar, hubo unos cuantos billetes de cuatro cifras, 1000 y 2000 Bs. Luego el joven cirquero nos pidió que no nos retiraramos porque había guardado uno de sus actos para el final, "no se vayan, quizas puedan perderse lo mejor y entonces nunca se lo perdonarán, aunque la verdad es que si se retiran tal vez nunca sepan que tan bueno fue, asi que hagan lo que quieran". Acto seguido sacó una hermosa y delicada esfera de cristal de un baúl, y empezó a sonar un Tango maravilloso detrás de una caja que después supe, contenía una batería de energía, un viejo y pequeño equipo de sonido y unas cornetas. El tango no era ni tan triste ni tan alegre, era una combinación perfecta entre ambos estados, era, como diriamos, profundo.

Así, despues de empezar la música, el cirquero que tenia la esfera entre sus manos estaba decidido a romper las reglas de la física, y se proponía vencer a la gravedad, y la venció!. Que momento, yo que pensaba que era un payaso de calle, un alegre y simpático personaje que solo vende lo que puede ofrecer, es decir, la oportunidad de hacer reir a otros. Resultó ser un Malabarista que jugaba con la Vida, una vez la esfera estaba en movimiento no se atrevería nunca más a tomarla con sus manos, groseramente, sino que la hacía moverse por el espacio, la obligaba a deslizar por su cuerpo, la detenía sobre su cabeza, la atraía magneticamente a su piel evitando que cayera y se destruyera para siempre. El cirquero, el payaso, era realmente un Malabarista de la Vida, y en la ejecución de su acto era más preciso que un cirujano, más calculador que el técnico y el ingeniero, más decidido que el abogado, pero con todo esto cada uno de sus movimientos y los de la esfera eran totalmente espontaneos, parecían notas musicales de un free jazz, de esos de Gerry Weil, o de un solo de Miles, maravillosamente improvisados y libres.

Pensé entonces, mientras observaba detenidamente a este artesano de milagros, que esa esfera se parecía mucho a la vida, a nuestra vida de seres humanos, que surge de la nada, que se pone a bailar por los aires, que a veces parece venirse al suelo para estallar en mil pedazos y sin embargo no cae, nos sorprende al retomar el vuelo atraida por quién sabe que ajena fuerza.

La vida es la esfera de cristal con la que jugó el malabarista que tuve frente a mí ese día. La hizo danzar libremente por el espacio y el tiempo, pero teniendo cuidado de no hacerla ir demasiado porque de esa manera se perdería en el vacio; la dejó ser melodía espontanea, improvisada pero armoniosa, porque de otra manera no sería más que una cacofonía espantosa. Es claro que en el momento que intentemos tomarla en nuestras manos, obligandole a seguir reglas estrictas, poniendole coto, limitando su distancia, atandola a la inercia, se nos escapará como una pequeña ave que no ha aprendido a volar y entonces su destindo será la caida y así la perderiamos irremediablemente para siempre.

domingo, agosto 20, 2006

"No soy un pesimista, soy un optimista bien informado"

Saramago vuelve a la niñez

"No podía dar una visión idílica de tiempos que de idílicos no
tenían nada", explica el escritor portugués, de 83 años, a propósito de
su infancia. Acaba de terminar de escribir 'Las pequeñas memorias'.

JUAN CRUZ
EL PAÍS - 20-08-2006


José Saramago.

José Saramago. (ASSOCIATED PRESS)


José Saramago

José Saramago (CONSUELO BAUTISTA)


José Saramago tiene 83 años y acaba de volver a la niñez, escribiendo Las pequeñas memorias,

que terminó esta misma semana (el 15 de agosto) en su casa de
Lanzarote. Hablamos con el premio Nobel portugués en la biblioteca que
acaba de estrenar. "Pude haber pensado que un día tendría el Nobel,
pero jamás se me pasó por la cabeza que tendría una biblioteca como
ésta. Claro, es obra de Pilar". Pilar es Pilar del Río, su mujer, su
traductora; ya trabaja en la traducción de Las pequeñas memorias.
La biblioteca está completamente informatizada, y está conectada a la
Universidad de Granada y a otras instituciones docentes y literarias
del mundo. Ya Saramago ha publicado más de 40 libros; el último fue Intermitencias de la muerte (Alfaguara). Las pequeñas memorias
se publicará el 16 de noviembre en su editorial portuguesa Caminho,
coincidiendo con el cumpleaños del escritor, y se presentará ese mismo
día en Azinhaga, su pueblo natal; en España, el libro aparecerá en
Alfaguara, como toda su obra.


Pregunta. ¿Qué se siente al acabar un libro?

Respuesta. Emoción. A veces, lágrimas. Ocurrió con Ensayo sobre la ceguera, con Intermitencias de la muerte. Cuando acabas, te despides, entra una especie de vacío, ¿y ahora qué? Siempre.P. ¿Pasó con éste?

R. Pasó. Es un libro de memorias de cuando era pequeño; se iba a llamar El libro de las tentaciones, pero me pareció pretencioso, así que le puse este título, que es idéntico a su propósito: Las pequeñas memorias.

Me quedé siempre muy atado al niño que fui, y ahora me ha sorprendido
la cantidad de recuerdos que tenía de aquella época. El libro me ha
hecho sufrir un poco. Al final también hubo alivio.


P.
¿Sufrió escribiéndolo?

R. Porque algunas cosas que cuento son dolorosas. Recuerdos
familiares que no son agradables, que me tocaron negativamente; podía
haberlos omitido, pero no podía dar una visión idílica de tiempos que
de idílicos no tenían nada. Eso me ha producido dolor. Y a veces me he
bloqueado. Sólo me había sucedido con Manual de pintura y caligrafía.

P. Dolor en la niñez.

R.
Cosas que un niño no debía haber visto. Cuando lo leas sabrás de qué estoy hablando.

P. Ochenta y tres años. ¿Qué le ha hecho volver a una edad tan remota?

R. Es una idea que ya llevaba más de veinte años en mi

cabeza. Ahora o jamás. Son 150 páginas. No es literatura sobre lo que
he vivido, sino lo que he vivido. Si hubiera literaturizado la vida
hubieran salido 500 páginas.

P. ¿Qué efecto sentimental produce una confesión así?

R. Un adulto escribe memorias de adulto, acaso para decir:

"Miren qué importante soy". He hecho memorias de niño, y me he sentido
niño haciéndolas; quería que los lectores supieran de dónde salió el
hombre que soy. Así que me centré en unos años, de los 4 a los 15.


P.
¿Y de dónde viene?

R. El libro tiene un epígrafe, que viene de un libro que me inventé, Libro de los consejos:
"Déjate llevar por el niño que has sido". Si no hubiera vivido aquella
infancia no sería exactamente éste que soy. Algunos puntos
significativos de mi forma de ser son las de aquel niño.

P. ¿Rejuvenece escribir memorias?

R. Puede que sí. Lo que es cierto es que lo he escrito como si estuviera viviendo en aquel momento.

P. Dos Nobel, Grass y usted, escribiendo memorias.

R. Las suyas son diferentes.

P. ¿Cuál es su reacción a lo que ha sucedido con Grass?



R. Primero he tenido perplejidad. Nunca hubiera pensado que
él hubiera estado en las Waffen-SS..., y menos aún que hubiera ido como
voluntario. Y me ha sorprendido la violencia de las reacciones. Él
tenía 17 años. ¿Y el resto de la vida no cuenta? Me parece una reacción
hipócrita la que ha habido, de mucha gente que acaso no consulta su
propia conciencia. Mucha gente quiere buscar pies de barro a
personalidades influyentes. Me recuerdan al que iba de ciudad en
ciudad, siguiendo un circo. Un día le preguntaron: "¿Por qué sigue
tanto a este circo?". "Porque quiero ver cuándo se cae el trapecista y
se mata". Y me parece indigna, infame, la insinuación de que Grass
ahora lo dice por motivos promocionales de su libro. ¿Qué juez puede
decir que una confesión viene demasiado tarde? La verdad es que lo ha
dicho, ahí está su confesión.

P. Le hemos visto firmando una declaración de notables sobre Cuba. ¿Cómo ve el futuro?

R. Se observa menos crispación en el exilio. Y estamos
percibiendo señales de que empieza la transición. Ojalá la haga el
pueblo cubano, sin interferencias, aunque siempre cabe preguntar si
Estados Unidos se va a limitar a asistir a esa transición.


P.
¿El pueblo cubano de dentro y de fuera?

R. Claro. Espero que haya negociación, diálogo, ya no hay
lugar ni para invasiones ni para asesinatos, sino para que haya
acuerdos básicos que contemplen también las indudables conquistas de la
revolución: sanidad, cultura, educación...

P. Otro asunto de su preocupación. Estalla Oriente Próximo.

R. Mientras no se resuelva el problema de Palestina, que
tenga su Estado, no habrá paz allí. Israel produce una ocupación
militar de Palestina, manda a guetos a sus nacionales. No se me va de
la memoria lo que dijo un intelectual judío, Leibovitz, sobre el
carácter judionazi de su Ejército, de las reacciones de su Ejército; y
no se va de mi memoria el dolor que produce ver niños a los que rompían
los huesos de las manos, con martillos, en el curso de la primera
Intifada. Cuando digo que las víctimas, con las que todos nos
solidarizamos, no pueden hacer de verdugos y llamo la atención sobre
ese carácter de la reacción militar israelí, siempre oigo voces -"ya
está de nuevo el Saramago ese"-, pero lo que digo es la verdad, tiene
que ver con los hechos...


P. ¿Qué hacer?

R. Ojalá los organismos internacionales comprendan esto de
una puta vez: mientras eso no se resuelva, Israel siempre se sentirá
amenazado, y responderá con la agresividad que muestra su Ejército, el
más poderoso de la región. Algún signo positivo he visto últimamente:
la posible alianza de Al Fatah con Hamás para gobernar.

P. Usted no es un hombre optimista.

R. ¿Cómo vas a ser optimista si lees el periódico? El mundo
es el lugar del infierno; millones nacen para sufrir; no les importan
nada a nadie. No soy un pesimista, soy un optimista bien informado.

jueves, junio 15, 2006

Flock, mas que un navegador una herramienta social

Les recomiendo que bajen el navegador Flock que incluye una cantidad de extensiones y herramientas que lo hacen apropiado para la publicación, edición y lectura de blogs, para visualizar y cargar imagenes desde y hacia servidores de fotos personales como por ejemplo el Flickr, y otras cosas que descubriré poco a poco.

Se trata de un desarrollo basado en el concepto del software libre, incorpora código del Mozilla (Firefox), de hecho sus desarrolladores son colaboradores de éste, pero con la diferencia que el Flock es más una herramienta de intercambio e interacción social que un simple navegador.


martes, febrero 21, 2006

Hippie Húngaro intenta suicidarse o las aventuras de Gerry Weil

En estos días leí un relato sobre una experiencia "alucinada" relacionada con el grandioso pianista de Jazz venezolano-austriaco Gerry Weil.

Allí se relataba que éste pretendía cruzar el océano a nado para llegar desde la costa de la Guaira hasta los EEUU. El relato no da más detalles, solamente termina diciendo que después de tanto intentarlo lograron "rescatar" a Gerry de su alocada pretención.

Conversando con Gerry, le comenté lo de mi lectura y entonces pude saber la verdadera historia y las razones que lo motivaron a plantearse dicho reto. En el primer párrafo describí la experiencia como "alucinada" ya que el mismo maestro del piano confesó que se encontraba bajo una dosis, algo exagerada, de ácido, me imagino que esto influyó de alguna manera en plantear una meta tan retadora. Por otro lado tenía sus razones, ese año habian asesinado a Martin Luter King, entonces Gerry pensó debo ir a Washington y hablar con el presidente de los EEUU para hacerle escuchar lo que tengo que decir al respecto y además exigirle que detenga la guerra en Vietnam. Ahora sabemos cuál era el objetivo de su largo viaje. La manera de conseguirlo y la más económica era pues atravesar el mar del Caribe pero la realidad no es que fuera hacerlo nadando, el hecho es que una vez que se quitó toda la ropa en la playa de Catia la Mar (La Guaira) quedando comletamente desnudo, pensaba irse nadando hasta un barco que se encontraba en alta mar, que almenos podía aún verse desde la costa, alcanzarlo y luego pedirle al capitán de la nave que lo dejara en la costa cerca de Washington.

Gerry, recuerda el hecho entre risas y dice: "lo más cómico del asunto es que en algún periódico salió la noticia y decía: Hippie Húngaro intenta suicidarse". Otra de las razones que nos demuestran que no siempre lo que aparece escrito o proyectado en los grandes medios deba ser creido de buenas a primeras, en muchos casos, como en este, confunden la realidad con el invento, distorcionando completamente la verdad. En este caso en particular, el hecho no puede describirse como un suicidio, ni siquiera la nacionalidad coincide, pero eso sí, almenos no se equivocaron en algo, Gerry es un Hippie de los verdaderos, el mismo recuerda como en aquellos años se llevaban los pantalones rotos y gastados, pero no por moda si no por razones económicas y como se vivia y pensaba de una manera tan particular. Ahora basta ir a una tienda de última "moda" y comprar ropa para que nos haga parecer aquello que no somos y basta encender un televisor y consumir las noticias y el contenido en cápsulas mediaticas para vivir una realidad ajena y para pensar lo que otros quieren que pensemos.

Kill process in one console command line

example:   $ sleep 3600 & [ 1 ] 2225 $ sleep 3600 & [ 2 ] 2226 $ sleep 3600 & [ 3 ] 2227 $ sleep 3600 & ...